Orientación en los Colegios

Los colegios entregan orientación a los estudiantes que están próximos a decidir respecto de postular a una carrera   universitaria o entrar a un instituto de formación técnica. 

Nuestra recomendación es, sin duda, acudir a los orientadores vocacionales que el colegio pone a disposición de sus alumnos como primera aproximación para que puedan apoyarlos en el complejo proceso de elección y decisión de carrera e institución pero que complementen aquello con nuestros programas de coaching vocacional para una mayor profundidad en cada uno de los temas de interés e inquietudes personales. El colegio, dada la cantidad de alumnos a quienes debe asesorar de forma simultánea, dificilmente podrá ahondar en cada persona o personalizar el proceso de acompañamiento.

 

Es muy importante que la idea del estudiante sobre el contenido de una carrera, su plan de estudios (malla curricular) y su campo laboral (áreas en que el titulado puede desempeñarse profesionalmente), se ajusten a la realidad personal.

¡La carrera elegida es relevante en el futuro! 

  • Preguntas importantes para reflexionar

 ¿Cómo elegir bien?
¿Qué factores tomar en cuenta para elegir la carrera de interés?
¿Dónde estudiar?
¿En un centro de formación técnica, un instituto profesional o una universidad?
¿Qué diferencia hay entre una universidad tradicional y una privada?
¿Qué significa que una institución sea autónoma?
¿En qué fijarnos para saber si una institución es buena o no?
¿La carrera a elegir es adecuada a los intereses y condiciones personales?
¿Dispone de los recursos económicos?, ¿Puede optar a becas?
¿Tiene una idea aproximada de los costos de la carrera de interés?
¿La carrera a elegir tendrá un futuro ocupacional cuando egrese?
¿Está informado sobre la situación actual de quienes siguieron esa carrera?, ¿tienen trabajo en su área de estudio?
 

Indudablemente, las preguntas a responder y asuntos que averiguar, conocer, analizar, etc., puede parecer abrumador. Sin embargo, la elección de carrera es una situación de gran importancia para el futuro personal y profesional, con implicancias vocacionales, económicas, sociales, etc. Por tanto, en necesario proceder de manera responsable.
 

  • Para tener en cuenta...

Es necesario conocer qué instituciones ofrecen la carrera de interés de cada uno. Además de saber que si se opta por una institución que no está reconocida por el Estado como universidad, instituto profesional o centro de formación técnica, el título obtenido no tendrá valor ante la ley, y tampoco lo tendrán los estudios realizados para acceder a ese título.
Sólo las instituciones autónomas es decir, las universidades tradicionales y las instituciones privadas que han alcanzado autonomía tienen libertad para impartir las carreras que estimen conveniente.
Las universidades e institutos profesionales privados que están bajo supervisión pública, con el sistema de acreditación o de examinación, y los centros de formación técnica, sólo pueden ofrecer las carreras que el Ministerio de Educación reconoce oficialmente.
Las carreras no reconocidas por el Ministerio de Educación no son válidas. Es decir, los estudios no tienen valor para alcanzar un título profesional o técnico reconocido por la ley. Tampoco tendrán validez para solicitar asignación familiar.
 

  • Calidad...

La excelencia académica de una institución de educación superior no está necesariamente relacionada ni con el nombre de la misma, ni con su tamaño, infraestructura, número de carreras, de alumnos.Los niveles de calidad de las universidades en Chile son muy disparejos.
Existen diferencias de calidad en los servicios educacionales que ofrecen las distintas instituciones, y entre las diferentes carreras de una misma entidad.
Hay aspectos que son básicos para conocer una institución y formarse una primera idea sobre su calidad:
- Prestigio de la institución; prestigio de las carreras que imparte la institución.
- Nivel académico de los docentes.
- Disponibilidad de los docentes para atender y orientar a los alumnos fuera del horario de clases.
- Calidad de la biblioteca; disponibilidad de bibliotecarios profesionales para atenderla, horario de funcionamiento.
- Disponibilidad de otros recursos de apoyo a la docencia: equipos audiovisuales, computadoras, talleres, laboratorios, lugares de práctica profesional, etc.
- Instalaciones y edificios de la institución.

La calidad de una institución no se relaciona necesariamente con la publicidad que genera: hay que considerar con espíritu crítico el contenido de los mensajes publicitarios para sacarles provecho.